Etapa 9: Campanario – La Haba

Miércoles, 11 de abril, antes de irnos, todavía es de noche) vamos al Obrador de la Pastelería Clara.
Aquí se puede ver el video de nuestra visita.

Después del temporal de ayer hoy salimos con el cielo casi despejado pero con mucho viento y frio, hemos decidido ponernos los chubasqueros.
Nuestro albergue se encuentra en la salida del pueblo, así que ya desde la misma puerta estamos de nuevo en el Camino. Nos han aconsejado dar un pequeño rodeo para evitar pasar por un arroyo que se ha desbordado con las lluvias de estos días.
Al salir de Campanario, a pocos metros pasamos por la antigua estación de tren que ahora es un albergue privado, justo por su lado, cruzamos la vía del tren.
La etapa de hoy es bastante llana, y el paisaje es de campos de cultivo.

Después del agua que ha caído estos días el Camino se ha convertido en un barrizal, de vez en cuando tenemos que limpiar las botas que se nos llenan de barro y van pesando más de la cuenta.

Virginia nos espera en Magacela, queremos ver juntas las ruinas de su Castillo, desde kilómetros antes podemos ver el Monte donde se encuentra.
Una vez en el Pueblo subimos hasta la fortaleza por unas calles muy bonitas, las vistas desde arriba son espectaculares.

Después de nuestra visita seguimos nuestro camino, a mediodía entramos en La Haba.
Desi, la hospitalera, nos espera en el albergue municipal. Al entrar nos llevamos una grata sorpresa, el albergue es muy nuevo y cuenta con todos los servicios, cocina completa, baños, literas con sábanas limpias y mantas… es muy confortable.


Enseguida vamos hasta la Casa de Cultura, Virginia nos espera allí con Mati, que se ha encargado de contactar con las mujeres de la Asociación para que podamos hablar esta tarde con ellas de sus actividades entre las que se encuentra la elaboración de dulces tradicionales, hoy tienen asamblea y vamos a visitarlas.

La tarde se ha fastidiado un poco, la espalda me ha jugado una mala pasada, al agacharme para meter la ropa en la lavadora me ha dado lumbalgia y me temo lo peor 🙁
A pesar de esto, salimos a hacer nuestra visita, ya hemos quedado y me da rabia fallar, Virginia se viene conmigo y pasamos antes por la farmacia, de paso, hemos visto una pastelería y no me resisto a entrar, he hecho un video que cuelgo en YouTube.

Las mujeres de la Asociación son un encanto, nos reciben con mucho cariño y unas muestras de los dulces que suelen hacer en La Haba.

Ahora si que ya no puedo más, estoy muerta, compramos algo de comida en el bar para la cena y volvemos al albergue a descansar.

Decidimos pasar aquí la noche de mañana, no sabemos como es el albergue de Medellín y dadas las circunstancias pensamos que es lo mejor.