Etapa 8: Castuera – Campanario

Lunes 9 de Abril – Salimos del albergue municipal de Castuera sobre las 8:30, hace frío y está nublado, vamos con la ropa de agua por si acaso, esta noche ha llovido mucho.
Bajamos en dirección a la rotonda del Campo Municipal de Fútbol, unos árboles con cintas de colores nos esperan en la Avenida para despedirnos. A pocos metros, el Camino nos desvía hacia la izquierda y seguimos ya por un camino de tierra en el que coincidimos con gente del pueblo que sale a hacer ejercicio. A pocos Kilómetros nos encontramos con el Puente de hierro del río Guadalefra, el Camino coincide con la Vía Pecuaria Cañada Real Romana.

Más adelante pasamos por la antigua estación Quintana de la Serena, seguimos por la Cañada disfrutando de un Camino llano, con ondulaciones poco pronunciadas, y un paisaje de alcornoques, encinas y campos de trigo entre los que vemos de vez en cuando algún rebaño de ovejas.

Nos paramos unos minutos a descansar debajo de un árbol, las sensaciones son de paz y tranquilidad, estamos cansadas, los kilómetros se notan pero eso queda en segundo lugar.

Llegamos a Campanario a mediodía, cruzamos por la Plaza del Carmen y la Iglesia del Camino para dirigirnos hacia el albergue municipal que se encuentra al otro lado del pueblo. Venimos cansadas y este último tramo se nos hace interminable. Preguntamos a los municipales son ellos los que se encargan de la llave en caso de que no haya nadie.
Nos quitamos las botas y antes de nada vamos a comer al Bar Piscina, muy cerca del albergue.

El albergue se encuentra en las Instalaciones del Polideportivo Municipal, es una habitación con 3 literas, baño, mesa, nevera y microondas, no tiene mucha capacidad pero como estamos solas para nosotras tres es más que suficiente, hace mucho frío pero en las camas hay edredones limpios y muy nuevos, además usamos nuestros sacos, los chicos del gimnasio son muy buenos hospitaleros, y hasta nos dejan sus radiadores durante la noche.
Con el coche también tenemos suerte, aquí podemos cargar la batería sin problema.

El tiempo se vuelve en nuestra contra, dan temporal de agua y viento, decidimos adelantar nuestra jornada de descanso y pasar aquí dos noches.
Visitamos el Convento donde hablamos a través del torno con la Hermana encargada de vender los dulces, nos explica cuales son sus especialidades.

El Mal tiempo nos recluye en el albergue, aprovechamos para escribir, editar videos y descansar.