Etapa 2: Cerro Muriano – Villaharta

A pesar de no ser una etapa muy larga, ésta ha sido agotadora.
El trazado que une Cerro Muriano con Villaharta tiene bastantes Kilómetros de asfalto y a mí me resulta más cansado andar por camino duro.

Hemos salido a las 7 y cuarto de la mañana, aún no había amanecido, además estaba nublado, lo cual añadía oscuridad, así que la primera media hora tuvimos poca visibilidad, en sucesivas etapas debemos salir con más luz (queda anotado el dato).
El recorrido (dejando a un lado el tema del asfalto) pasa por unos parajes preciosos, después de las lluvias Sierra Morena está preciosa y nos ha regalado unos paisajes increíbles, huele a romero, a jaras, a alcornoques… los sentidos se agudizan recorriendo los senderos.

Para reponer fuerzas nos paramos a desayunar en El Vacar, parada obligatoria para todos los peregrinos y viajeros que deseen conocer nuestra gastronomía, en La Panadería podemos tomar un desayuno con pan de verdad y dulces caseros a un precio más que razonable, os aconsejo unas tostadas con pan de pueblo y aceite o una tortas de aceite, o , porque no, las dos cosas. Aunque aviso de que es difícil elegir cuando te encuentras delante de la vitrina, todo es apetecible.

Al llegar a Villaharta nos esperaba el equipo de Andalucía Directo para hacer una grabación con nosotras y las mujeres de la Asociación Alcandorea que han compartido con nosotros su receta de buñuelos.

Después de este día tan intenso, hoy necesito un sueño reparador.